Skip to main content

Condiciones físicas deficientes en la conducción. Factores de riesgo

Es importante que cuando estemos frente al volante de un vehículo, nos encontremos en perfectas condiciones tanto físicas como psíquicas de máxima atención, de tal manera que nuestras capacidades y niveles de concentración y alerta sean los adecuados.

Somnolencia en la conducción

Muchas veces, quienes investigamos accidentes de tránsito debemos escudriñar más allá para determinar las verdaderas causas que provocaron un hecho de tránsito, así por ejemplo, el solo establecimiento de que un conductor haya perdido el control (salirse de su pista de circulación, haya mantenido una trayectoria tangencial a una curva, entre otros), no haya ido atento a las condiciones del tránsito del momento o no mantenido una distancia razonable y prudente con el vehículo que le antecedía, no nos entrega los verdaderos por qué de dicha conducta. Al respecto, existe en la literatura muchos estudios que se refieren a este tema, y de las conclusiones un importante número de los accidentes de tránsito se explican porque el conductor estaba con cansancio ya que no había descansado suficientemente la noche anterior, que se encontraba bajo la influencia de sustancias psicotrópicas o fármacos o que padecía algún trastorno del sueño o fatiga, representando cada uno de estos aspectos factores de riesgo que disminuyen las capacidades en la conducción, haciéndola deficiente y poco eficaz.

Hay otro de los factores de riesgo que no hay que pasar por alto, es la llamada somnolencia, condición que también altera la capacidad para conducir, en donde el conductor no ha llegado al estado de quedarse dormido, pero si existen altas probabilidades que lo haga. Generalmente se manifiesta cuando la persona trata de mantenerse en vigilia o más bien opone cierta resistencia a quedarse dormido. Estudios que se relacionan a este fenómeno señalan que se presenta con mayor frecuencia durante las noches.

Algunos datos estadísticos:

En general, en Chile la cantidad de siniestros por conducir en condiciones físicas deficientes por sueño o cansancio mostró que, aun cuando haya disminuido un 16% el año 2021 en comparación al año anterior, la cantidad promedio de casos en estos dos períodos está representada en términos absolutos en cerca de 650 accidentes, dato que sin lugar a dudas es bastante preocupante.

La causa conducir en condiciones físicas deficientes por sueño o cansancio asociada a fallecidos en siniestros de tránsito representa la séptima con mayor frecuencia durante el año 2021, cifra que se vio incrementada en 35 casos más (94,6%), en comparación al año 2020. Por otro lado, los participantes conductores en siniestros viales que transitaban con fatiga experimentó un aumento del 5% durante el año 2021, respecto del mismo período año 2020.

Sueño o fatiga en la conducción

Consejos para disminuir estos factores de riesgo:

  • Si antes de conducir su vehículo se encuentra cansado o con fatiga y ve que sus movimientos son más lentos, menos precisos y menos eficaces, descanse previamente.

  • Si bosteza, si se le tienden a cerrar los ojos acompañado de hormigueo mientras conduce, detenga la marcha de su vehículo y descanse por un momento.

  • Si mientras conduce constata que tiene cambios en su postura, en el asiento, movimientos repetitivos y rítmicos, valore con responsabilidad si desea continuar la marcha o en su defecto parar y descansar.

  • No consumir comida en exceso ni ingerir alcohol antes de tomar el volante de su vehículo.

  • En viajes largos y monótonos parar y bajarse del vehículo a estirar las piernas.

  • Si siente que sus capacidades físicas disminuyen, efectúe cambios de velocidad sin salirse de los límites máximos permitidos y adoptando las medidas de seguridad vial correspondientes.

Víctor Cancino Veloso - Experto en investigación de accidentes de tránsito

Soluciones avanzadas para
gestionar tu flota vehicular

Soluciones a medida, innovadoras y eficientes, que te permitan optimizar la gestión de tu flota vehicular y centrarte en lo realmente importante: el crecimiento y éxito de tu empresa.